Agrandar imagen
Durante el verano es cuando se debe extremar al máximo el cuidado de los alimentos con el objeto de evitar las intoxicaciones alimentarias, que se originan por consumir los alimentos en mal estado.
Recomendaciones
Si hace turismo rural o de playa, no busque alimentos “caseros” o “artesanales” sin marcas, adquiéralos con garantías para su salud (etiquetados, con control sanitario, etc.).

No rompa la cadena de frío de los alimentos.

Descongele los alimentos siempre dentro de la nevera y no los recongele una vez descongelados.

Organice la compra de alimentos, adquiera los productos perecederos frescos o congelados en el último momento antes de llevarlos a casa, de esta manera sencilla no se rompe la cadena de frío.

Compruebe la fecha de caducidad o de consumo preferente e instrucciones de conservación de los alimentos envasados antes de su consumo.

No adquiera alimentos perecederos en venta ambulante, especialmente huevos.

En caso de consumo de mayonesa casera y salsas o cremas, elaboradas con huevo fresco, consúmalas inmediatamente y deseche los restos.

Mantenga un orden en su nevera colocando los alimentos según las características y estado de los productos: alimentos cocinados y tapados en la parte alta, los frescos en la parte media y frutas, verduras y hortalizas en la parte baja. No cargar en exceso la heladera.

Mantener una higiene estricta, con la limpieza con agua jabonosa y un enjuague con agua con lejía o vinagre cada 15 días.

Observar el color y olor de los alimentos antes de prepararlos, cualquier cambio constituye una señal de alarma.

Limitar la exposición a temperatura ambiente de los productos sensibles, colocándolos de nuevo en la heladera inmediatamente después de su uso.

Lave y desinfecte adecuadamente las frutas, verduras y hortalizas antes de su consumo.

Cuando se preparen comidas para su consumo en la playa o el campo se deberán elaborar con la mínima antelación posible y prestar especial atención a la organización en la nevera para su correcto transporte. Se colocarán en la parte más baja los alimentos que se consumirán al final de la comida y aquellos de consumo más rápido o uso frecuente, como líquidos y refrescos, en la parte alta de la nevera donde se colocan las placas generadoras de frío.

En las comidas de playa, evite alimentos con huevos, salsas o cremas y lleve siempre agua envasada. Deseche los restos que hayan sobrado.

¡Comentá esta nota!

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. DIARIO RÍO URUGUAY se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.