En la investigación estudiaron la viabilidad técnica y desarrollaron el proyecto con criterios de sostenibilidad sobre las tecnologías adoptadas. Se destaca por ser un emprendimiento atractivo para ser acompañado de emprendimientos turísticos y gastronómicos que favorezca el retorno y por su bajo impacto ambiental.

Según los estudiantes, la motivación por el tema les viene desde la Facultad. “Maxi fue uno de los primeros alumnos en comenzar con elaboraciones dentro de la facultad, obteniendo buenos resultados y con la presentación de proyectos de extensión se logró incorporar equipamiento que permitió mejorar la calidad del producto", contó Pablo Candia.

"Por mi parte, realicé un curso de capacitación sobre la elaboración de cerveza artesanal en la capital de la provincia de Córdoba, esta combinación fue lo que nos motivó a elegir este tema que tanto nos apasiona, además de una amistad que comenzó hacía varios años en el colegio secundario”, agregó.

La planta de producción que presentaron adoptó el sistema tradicional de elaboración de cerveza artesanal, cumpliendo con los tiempos necesarios de fermentación y maduración.

Se implementó un sistema de control de temperatura que permite el mantenimiento de las variables del proceso.

En cuanto a lo que consideran los flamantes ingenieros que les aportó haber trabajado en este proyecto para su formación, Candia describió que "nos ayudó a profesionalizar las relaciones con proveedores, equipo de cátedra y entre nosotros mismos, logrando un buen clima de trabajo en equipo conforme a los objetivos definidos a lo largo de la tesis". También "nos ayudó a definir e implementar un plan de trabajo, el cual constaba de tareas, tiempos y responsables a ejecutar para lograr el objetivo en el tiempo estimado por nosotros, acotó.

Por otro lado, realizaron una valoración en cuanto a la preparación recibida por la entidad académica para enfrentar el mercado laboral actual. La facultad "nos dio las herramientas, principalmente con lo que respecta a los conocimientos técnicos, además ambos hemos participado en el Centro de Estudiantes y como Consejeros Estudiantiles, lo cual nos brindó destrezas en cuanto a organización y relaciones interpersonales".

A la vez que "encontramos necesidades y oportunidades de mejora a nuestra formación en la carrera. Principalmente en la actualización de contenidos ligados a la necesidad de la industria actual (liderazgo, organización industrial, seguridad e higiene, coaching, herramientas para programar y desarrollar tareas a nivel industrial, contenidos sobre la industria de las oleaginosas)".

Asimismo, los nuevos ingenieros en Alimentos, destacaron "el grado de profundidad dado en el contenido teóricos de la carrera, la aplicación de conocimientos en planta piloto y laboratorios; el trato de respeto y cordialidad de todos los claustros pertenecientes a la Facultad. La participación del claustro estudiantil en lo que respecta al funcionamiento de la institución y el compromiso con las actividades de extensión".

En este sentido, se animaron a dar un consejo a aquellos estudiantes o quieren comenzar la carrera, remarcándoles "que disfruten, no sólo de los conocimientos que se obtienen, que son más que suficientes para el buen desempeño como profesionales, sino también de la vida universitaria, que participen y sean buenos compañeros, que los momentos vividos en la institución valen oro y son únicos". Además, "que valoren la educación y apuesten a mejorar el sistema educativo para tener una sociedad más justa y con oportunidades para todos".

Respecto a las perspectivas que creen que tiene la carrera de ingeniería en alimentos considerando el incremento constante de la demanda en el mundo, los chicos sostuvieron que "vemos buenas perspectivas de la carrera, la ingeniería debe ser pensada para resolver los problemas de la sociedad actual y futura, nunca se debe perder el rumbo, es por esto que consideramos muy importante la actualización de planes de estudio y capacitación de todo el personal docente de manera regular para garantizar una alimentación de calidad y para todos".

El ingeniero en alimentos en nuestro país "cumple un rol clave en la sociedad actual y futura. Argentina y el mundo necesitan ingenieros en alimentos con una fuerte base en conocimientos teóricos e ideas innovadoras, pero también con valores, los valores son un pilar fundamental en la formación de un ingeniero en alimentos íntegro e impecable", subrayaron.
Planes
Al ser consultados sobre sus planes y proyectos para el futuro, Pablo Candia confesó "en primer lugar quiero tomarme unos días para descansar y disfrutar de este lindo momento". A la vez ue contó que "comencé a dictar clases como auxiliar alumno en la materia de Procesos Industriales III de nuestra Facultad y continúo realizando un trabajo como proveedor de pastas frescas en un restaurante y casa de viandas en la ciudad de Concordia".

Por otro lado, comentó que "a mediano plazo espero trabajar en asesoramiento de calidad de arándanos y realizar un viaje al exterior a principios del mes de diciembre. A largo plazo mi objetivo es afianzarme como profesional, realizar alguna especialización en el área que me toque desempeñarme y mejorar mis relaciones interpersonales".

Por su parte, Maximiliano Agostini señaló que "en estos momentos me encuentro disfrutando de mi hijo Juan Bautista en mis horarios libres del trabajo". A su vez "he recibido una oferta para a la par de mi trabajo actual realizar asesoramiento sobre la Industria del arroz en la que ya me he desempeñado y aprendido mucho".

A mediano plazo "quiero comenzar un Master en Administración y Negocios (MBA) que me aporte posibilidades a futuro de crecer en la compañía que me encuentro trabajando hace casi 1 año; y a largo plazo tengo pensado crecer a nivel gerencial, para ello es necesario continuar con especializaciones en negocios y principalmente en el área de manejo de personal y situaciones conflictivas de todo tipo", remarcó.

Los flamantes ingenieros contaron que actualmente cada uno tiene su trabajo. Acosta lo hace en una Planta Industrial donde se elabora resinas a partir de oleoresina de pino recolectada en montes del norte del país. "Soy el Supervisor de Producción del turno que tengo a mi cargo, apoyando al control de la producción, calidad y organización del personal además de participar en grupos de trabajo para la optimización de la producción y el aseguramiento de las tareas con lo que respecta a la seguridad del trabajo".

Candia trabaja en un micro-emprendimiento de pastas y próximamente "estaré realizando servicio de calidad de arándanos en la empresa Blueberries S.A", adelantó.

¡Comentá esta nota!

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. DIARIO RÍO URUGUAY se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.