"Es el colmo. Nosotros hace seis meses que estamos encerrados y toda una vida viviendo en el pueblo. Viene gente de afuera pone un negocio y tiene todos los privilegios y vos te tenés que encerrar. A mi negocio solo atiendo por la ventana y mirá vos lo que te enteras después. Que traen el virus de afuera. Parece que el virus ahí no está. Capáz que está por algunas calles nomás", expresó una vecina de la localidad, con enojo.

Otro habitante de Cerrito, aseveró al Diario Uno que “es así gente, uno se cuida y cuida a su familia y llegan estos 'personajes' que mienten en el control policial de avenida Racedo de Cerrito diciendo que venían a trabajar al resto bar y resulta que son hermanas del dueño de bar y son oriundas de Paraná y el tal Julián Serrano (según me dicen es famoso, la verdad no lo conozco) también de Paraná. No los veo trabajando los veo comiendo, Si van a mentir, por lo menos sáquense una foto con una bandeja en la mano".

Al tiempo que este vecino agregó que “gracias a Dios los denunciaron como corresponde y fueron retirados del pueblo pero ya habían estado en contacto con muchas personas. Así estamos país. Gracias por su irresponsabilidad con la sociedad".

La respuesta del local comercial

Desde el bar al que concurrió el influencer paranaense reconocieron que Julian Serrano estuvo en la localidad. Tras el "revuelo" que se produjo al difundirse fotos en las redes sociales que daban cuenta de su presencia en Cerrito, el comercio emitió un comunicado pidiendo "disculpas" a los vecinos de esa ciudad.

"No sabíamos la magnitud del caso y a su vez éramos ajenos a ciertas reglas que se cumplen en el pueblo, ya que solo nos abocamos a nuestro rubro", aseveraron los responsables del local y detallaron que hablaron "con el control policial, e informaron que vendrían cuatro personas de la ciudad de Paraná, dos de las cuales son encargadas de la publicidad del local. Vinieron a trabajar y acudieron con sus respectivas parejas porque no saben manejar", destacan.

De la misma manera dijeron que "no esperaron" semejante repercusión de esta presencia en el pueblo, "por eso no informamos a la comunidad, ya que no queríamos aglomeración de personas".

El bar aclaró que estas personas que llegaron desde Paraná, entre las que estaba Julián Serrano, "solo tuvieron contacto, con una moza del lugar, y respetaron los protocolos correspondientes".

Palacios: "No tuve ningún pedido de ingreso de personas de Paraná"

El intendente de la localidad de Cerrito, José Palacios en una conferencia de prensa dijo que en la comuna estaban "en total desconocimiento" de la situación que se había presentado. Mencionó que un vecino de la ciudad le comunicó lo que estaba ocurriendo.

Agregó en este sentido que se puso "en contacto con el subjefe de comisaría que estaba a cargo en ese momento y solicité que se realice el procedimiento para que esas personas se retiren del lugar en el que estaban, que no correspondía".

"Los controles están, no digo que los procedimientos pueden fallar, son seres humanos y puede suceder. En caso de que haya sucedido, no es porque uno les haya concedido la autorización para ingresar a Cerrito. Reitero, no tuve ningún pedido de ingreso de personas de Paraná", afirmó luego.

¡Comentá esta nota!

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. DIARIO RÍO URUGUAY se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.