Para conocer más sobre todas estas teminologías, Diario Río Uruguay charló con el especialista Gonzalo Arzuaga, quien es nacido en Concordia y siendo muy joven -a principios de la década del 90- integró el reducido grupo de los primeros argentinos en entender lo que sería internet, al crear el buscador local Gauchonet.
Hoy en día es autor del libro "Criptomonedas" y es fundador de Bitcoinario.com.

¿Las criptomomenadas son monedas como las que conocemos y usamos? ¿pesos, dólares, euros?

No, son diferentes en muchos aspectos. Para empezar, el más simple: no tienen forma física, son puramente digitales, virtuales.
Y en cuanto a las diferencias más significativas, no son emitidas por ningún entidad centralizada (como un gobierno o banco central) sino que son programas de computación (líneas de código de programación) que rigen el comportamiento de esas criptomonedas. Una de las ventajas que eso trae es que se puede dejar predefinida su emisión, que puede ser cero entonces nunca habrá inflación en esa criptomoneda.
Otra diferencia significativa es que son descentralizadas, eso significa que no se requiere autorización ni aprobación para poder enviar y recibirlas. Además, significa que ningún gobierno ni nadie puede censurarlas. Son par-a-par, es decir entre personas, sin una entidad centralizada que las emita. Las criptomonedas son algo totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados cuando hablamos de dinero y moneda.

¿Quién es la persona o la entidad que está detrás de las criptomonedas?

Ese es un elemento clave que cuesta entender, y confiar, hasta que no se termina de entender la potencia de las criptomonedas. Las rige un código de programación, que es orquestrado por un grupo de personas, pero que todo el mundo puede ver cómo funciona. Por lo general son de código abierto (en inglés open source) es decir gratuito y que cualquiera puede clonar y tener su propia versión, pero sería una criptomoneda diferente.
Para dar una idea Bitcoin, la criptomoneda que dio origen a toda esta revolución, fue creada a fines de 2008. Cualquiera puede tomar el código abierto de Bitcoin y crear su propia moneda. La clave estará en la comunidad de gente y comercios que estén atrás de esa criptomoneda para que tenga valor.

¿Qué es el Bitcoin?

Bitcoin es una criptomoneda, de hecho fue la primera creada en 2008. Es una moneda digital que no tiene representación física. Que es decentralizada y no necesita autorización ni aprobación para enviar o recibirla.
Finalmente internet tiene su propio dinero, con tiempos y costos tendientes a cero. Es una alternativa a los bancos para enviar dinero a otras partes del mundo, y quizá evolucione a ser moneda de pago en comercios y entre particulares.
Lo más interesante es que no puede ser censurada por gobiernos, dado que su naturaleza descentralizada hace que pueda operar a pesar de que los gobiernos decidan censurarla.
Terminará siendo una alternativa muy valiosa a las inflacionarias monedas nacionales.
¿Hay un limite mínimo o máximo para la inversión en criptmonedas?

No hay límite. Bitcoin, por citar la más conocida de las 5.000 criptomonedas en existencia hoy, puede ser dividida en 8 lugares decimales después de la coma, es decir se puede fraccionar en 100 millonésimas partes.

¿Se debe rendir al fisco la adquisición de estas criptmonedas?

Si, la tenencia en criptomonedas hay que declararlo, como cualquier activo financiero, moneda extranjera por ejemplo. Tributan impuesto a las ganancias, si en el momento de la venta se percibió un incremento en el valor en pesos comparado con el precio al que se lo compró.

¿Dónde deben adquirirse para garantizar de no ser estafados?

Fundamentalmente en exchanges de confianza. De manera online, Ripio, SatoshiTango, Bitex son algunos de los más conocidos de Buenos Aires. En el interior está surgiendo con fuerza casas de cambio tradicionales que están acercando la propuesta de las criptomonedas.

forma física con dinero fiduciario (pesos argentinos o dólares) en billete próximamente se van a abrir en Argentina a la operación de compra y venta de Bitcoins y criptos, seguramente Concordia va a decir presente en esta revolución del dinero 2.0 y se van a poder cambiar criptos por dinero en efectivo si alguien lo quisiera.

¿Si surgiera algún inconveniente legal con mi inversión, a quien recurro? ¿hay normas que protejan estas inversiones?

Bitcoin, como criptomoneda, no tiene a quien recurrir pero es importante destacar que en 11 años de existencia nunca fue hackeado. Lo que sí puede pasar es que los robos sucedan con la persona o empresa que opera la transacción (que recibe tu dinero en promesa de enviarte los Bitcoins). Por eso es fundamental interactuar con personas y empresas de confianza.
Los activos financieros puramente digitales tienen esa debilidad de ser intangibles, y por lo tanto algo más difícil de proteger y de establecer normas que los protejan.

¿Por qué insisten en que se tratan a inversiones para largo plazo? ¿Cuánto hay que esperar para ver los resultados?

Porque como activo financiero es muy nuevo, y por lo tanto extremadamente volátil. En el largo plazo (3 años o más) es cuando van a empezar a encontrar una cierta estabilidad en sus precios como para dejar de ser de tan alto riesgo. Para entonces un porcentaje mayor de la población va a haber interactuado con ellas, hoy es solo el 1%.
No hay resultados garantizados, no es un plazo fijo. Es una inversión de alto riesgo por lo tanto es importante no invertir más allá de aquello que se pueda soportar perder, dada su altísima volatilidad. Y además empezar con poco, para ir familiarizándose con esta nueva alternativa, porque al principio resulta complejo y amedrentador.

¡Comentá esta nota!

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. DIARIO RÍO URUGUAY se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.